domingo, 25 de octubre de 2015

Infinito

Todo comienza cuando menos pensabas que iba a pasar. Tal vez lo esperabas pero no en ese lugar, en ese momento, en esa mirada. Y te desconcertas. Te desconcertas porque todavía creías lento al tiempo para poder frenarse en aquel instante. En ese infinito instante. Porque sabes que imaginarlo fue maravilloso, pero sentirlo es aun mejor. Porque no hay nada más placentero que dos cuerpos encontrándose con sus calores bañados de alegría y ganas de sentir. Entonces te dejas llevar. Una mirada cálida, directa a los ojos. Un abrazo infinito. Una caricia en la espalda. En el pelo. Un beso. Una mirada, aún más confortable que la anterior. Y el silencio. Pero no es incómodo. Es de aquellos que alivian. De aquellos que te hacen sentir música brotando de tu cuerpo aunque en realidad no se escuche nada. Sentís los compases. Tus dedos se mueven a la son de ellos. Cerras los ojos. Ya no hay nada que pueda hacerte mal. La inseguridad se aleja de vos. Se derrumban tus paredes de la negación. Y solo te limitas a sentir aquella música que desprendía de vos. A descifrar que dice. Otra caricia. Tu mundo comienza a cambiar. Un beso. Se pone del revés. Sus almas se abrazan cada vez más fuerte. Se conectan. Y caen en dónde todas las almas cayeron alguna vez. En aquel pozo del que no muchas salen sin heridas. Pero no pueden detenerse. Ya no tienen control de ellas. Caen cada vez más rápido. Otra caricia. Tu mente se vacía. Solo se duerme, y se limita a sentir. A sentirse infinita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario